Tomajazz review by Pachi Tapiz


Joe Morris: dúos por partida doble
 
¿Y Joe Morris? Veamos. Cuando se comenta sobre los guitarristas actuales del jazz más importantes lo habitual es que aparezcan, y con razón, los nombres de John Scofield, Bill Frisell y Pat Metheny. Quizás también lo hagan Marc Ribot (Tom Waits y Los Cubanos Postizos tienen su parte de culpa), Nels Cline (eso de tocar con Wilco tiene su recompensa, mayor que la que merece su larga carrera en el jazz), o incluso Mary Halvorson. Las cosas como son, y aunque la memoria es muy volátil, es posible que a muchos les suene en estos momentos, como la next big thing de esta última temporada.

Como músico Morris está más que activo tanto en su labor de guitarrista como de contrabajista. Durante los últimos meses ha aparecido en unas cuantas grabaciones a cuál más recomendable, entre las que se incluye su participación en Shakti del cuarteto de David S. Ware sustituyendo a Matthew Shipp. En cuanto a lo que está por venir, en breve tendrá lugar la publicación del CD del grupo liderado por Ramón López homenajeando a Max Roach, en el que participó en el verano del pasado 2009. Sin embargo, a pesar de su intensa actividad, es capaz de darnos todavía más momentos inolvidables.

Dos de sus últimos CD son sendos dúos con dos viejos conocidos suyos: el trompetista Nate Wooley y el baterista Luther Gray. Las dos muestran a ese guitarrista inquieto y activo que acostumbra, en dos facetas diferentes.

En Creatures (Not Two), su duo con Gray, optan por improvisaciones libres en las que destaca el carácter melódico, tranquilo y melancólico por momentos. Toda una delicia para los sentidos. Un disco para sentarse, dejarse llevar y disfrutar.

En Tooth and Nail (CF 190), su dueto con Nat Wooley, ambos músicos optan por la exploración. Morris y Wooley, guitarra acústica y trompeta en ristre, van desarrollando las posibilidades de sus instrumentos sin poner límites a la música, sin caer en la tentación de imponer unas formas que escondan un interior vacío de contenido.

Que nadie espere en estos discos una perfección casi rayana en lo obsesivo, ramalazos soul, funk o rock, ni tampoco una aproximacióna a la americana. Tampoco al próximo aspirante a sucesor al trono de Wes Montgomery o Charlie Christian. Lo que se va a encontrar es con un sonido y una concepción de la música sumamente particulares. Eso que se podría denominar como una voz propia. Ni más ni menos que la de Joe Morris.
http://bun.tomajazz.com/2010/09/joe-morris-duos-por-partida-doble.html

+ There are no comments

Add yours