Tomajazz review by Yahvé M. de la Cavada



Kirk Knuffke Quartet – Bug Wig (CF 107)

Aunque Kirk Knuffke no es ningún novato, Big Wig es un debut en toda regla. Sus referentes, los aspectos de la música que son importantes para él y un fuerte sentido del compañerismo marcan el ritmo en toda la grabación. Pero hay debuts y debuts, y este es de primera categoría.

No sin una cierta carga de osadía, la front line de este cuarteto no es nada típica; con dos metales llevando todo el peso melódico, las circunstancias se vuelven más ariscas de lo habitual y las dificultades técnicas exigen una pericia fuera de lo normal para los instrumentistas. Afortunadamente, Knuffke y Brian Drye son absolutamente capaces, y logran que la banda suene tremendamente compacta.

Knuffke hace gala de una habilidad mayúscula, tanto en la trompeta como con la pluma, y se deja infectar por sus profesores e influencias con naturalidad y coherencia, sin ningún deje de copycat, tan habitual en debuts discográficos. Ornette Coleman, Butch Morris y en menor medida Ron Miles han dejado su impronta en Knuffke y su música; consciente o inconscientemente, tiene brochazos estilísticos de todos ellos. Como instrumentista, quien más huella parece haberle dejado es Dave Douglas, cuyo tono grueso y redondo se deja entrever en muchas de las intervenciones del trompetista.

Pero el mayor valor de Big Wig es que no es en absoluto un disco de protagonismos, sino de plena colectividad. A pesar de que, por supuesto, hay pasajes solistas, la mayor parte de ellos se ven agradablemente invadidos por líneas que enriquecen y sustentan la frase original. La solidez de la rítmica de Radding y Davis permite a Knuffke y Drye sentirse libres y seguros para entretejer improvisación tras improvisación en una música que, además, es terriblemente compositiva. No podemos afirmar estar ante una obra capital, pero sí ante una solvente y ambiciosa exposición de ideas que tienen mas de tradición que de vanguardia, y que poseen la suficiente personalidad para competir por la atención de cualquier aficionado.

En Big Wig, más que diseñar, se construye; más que contraponer, se apoya; y sobre todo, más que hablar, se conversa. Y todo lo que se dice en él es interesante.
http://www.tomajazz.com/discos/ocultos.php?d=2008-06-01

+ There are no comments

Add yours